lunes, 17 de mayo de 2010

El falso documental

La palabra Mockumentary aún no es muy conocida en España si bien ya se han rodado numerosos documentales de este género como REC, de Jaume Balagueró y Paco Plaza, en la que una periodista filma imágenes de zombis. Las obras de este género aparecen tanto en cine como en televisión y encontramos variedad de tipologías de mockumentaries: comedias, dramas, parodias… El caso es que este documental se caracteriza por presentarse como una grabación de la vida real cuando en realidad es una obra de ficción muy bien diseñada.

Borat es un ejemplo de este género en forma de sátira o parodia. Este falso documental, es un ejemplo de un exitoso mockumentary que a la vez generó una gran polémica ya que se acusó a la obra de promover el racismo hacia la población de Kazajkstán. Borat, con Sacha Baron Cohen sigue las andanzas de un periodista kazako a través de los Estados Unidos. Aunque trabaja para Kazakhstani TV, y visita EE. UU. para grabar y aprender sobre su sistema político y su cultura y así poder criticar los valores estadounidenses más tradicionales y profundos, la realidad es que este film despertó una gran polémica. El personaje de Borat una persona extremadamente retrógrada: denigra a judios, gitanos, homosexuales y mujeres, razón por la cual la misma embajada de Kazajistán envió una carta a HBO para que se despidiera a Sacha Baron Cohen y en Alemania, el Centro Europeo para el Estudio del Antiziganismo de Hamburgo presentó una denuncia por instigación al odio racial contra el actor y la productora Twentieth Century Fox y la Home Entertainment Germany, entre otras.

Este es un ejemplo de mockumentary polémico, pero un dockumentary que recomiendo ver es ‘Dark Side of the Moon’ (2002) un falso documental francés que niega la llegada del hombre a la Luna a bordo del Apollo 11, hecho que se presenta como un engaño monumental filmado por Stanley Kubrick por encargo del entonces presidente Richard Nixon.

Es interesante ver este mockumentary para hacerse una idea de este género, ya que realmente resulta muy creíble y su realización es un reto que busca superar al documental ‘normal’, del que se sabe de antemano que se refiere a hechos reales. Pero en el caso del mockumentary, el esfuerzo por simular la realidad es tal que podríamos decir que prácticamente consigue engañarnos…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada